Hanoi. Barrio viejo

Cambio de hotel

Por la mañana decidimos cambiarnos a otro hotel que ya habíamos visto el día anterior. En Hanoi puedes encontrar hoteles desde 15 dólares aunque lógicamente la calidad va acorde al precio que pagues. Es posible regatear algo. De hecho en el hotel Luxor nos intentaron hacer una rebaja con tal de que no marchásemos.

hotel_redNos alojamos en el Golden Sun 4. Es un hotel nuevo, con los baños impecables, ordenador con conexión a Internet y wifi en la habitación, desayuno y por supuesto el imprescindible aire acondicionado. Al no ser una calle principal las habitaciones son bastante silenciosas y no se oye ruido de la calle. El desayuno se toma en la terraza del 8 piso desde el que se ve todo Hanoi, aunque no sea ésta una vista muy interesante. Tras un poco de regateo pagamos 38 dólares por habitación (30€).

Por el barrio viejo

Ya con la pandilla de viaje completa nos volvimos a sumergir en el bullicio de Hanoi, con una sorpresa prácticamente a cada esquina. Bien una tienda con artilugios, bien un bar de dudosísimas condiciones sanitarias, bien una moto con 4 personas a bordo, etc.

En el lago se encuentra el templo de Ngoc Son al que se accede por un bonito puente rojo. El templo en sí es pequeño y no tiene mucho que ver aunque dado el precio de la entrada (10.000 dongs) tampoco hay que dejar de dar una vuelta por el interior.

Hanoi - Templo Ngoc SonHanoi - Templo Ngoc Son

Desde allí nos adentramos en el barrio por la calle de las zapaterías. La verdad es que casi todas tienen lo mismo pero me asombró que hubiese tropecientas en tan poco espacio.

Aprovechamos el paseo para entrar en alguna agencia a preguntar por excursiones a Sapa y a la bahía de Halong. Finalmente contratamos la excursión a Halong en una de las cientos de agencias de viajes de la ciudad por 90 dólares por cabeza. Por cierto pagar con tarjeta sale más caro que en dongs, dado que cobran una comisión del 3% por pago con tarjeta. Esta comisión comprobamos posteriormente que la cobraban en algunos sitios aunque no en todos. Normalmente te avisan pero conviene preguntar por si acaso.

restaurante_redHanoiPara comer buscamos el Restaurante 69, recomendado por Lonely Planet. Está en una casa de dos plantas restaurada en madera al estilo tradicional con un ambiente muy agradable. Allí probamos varios platos vietnamitas que nos gustaron bastante. Precio: 116.000 dong (4,5€). Recomendado.

Prácticamente al lado del restaurante hay una casa vieja también restaurada con muebles de época. Se ve que los muebles eran de personas ricas ya que muchos tenían incrustaciones en nácar. Es una visita curiosa. Entrada 2.000 dong.

Después intentamos ir al museo de la prisión en taxi, pero el taxista se “equivocó” y nos llevó a otra calle con el mismo nombre pero mucho más lejos. Sobre los viajes en taxi atravesar el barrio viejo cuesta unos 20.000 dong. El viaje por el que más pagamos fue de 40.000 dong. Casi todos los taxistas se hacen los remolones para devolverte el cambio o intentan cobrarte de más. Hay que acordar un precio antes de subirse o bien que pongan el taxímetro, cosa que no les gusta un pelo.

Dado que estábamos en la otra punta de la ciudad nos acercamos hacia la estación para comprar los billetes a Sapa, no sin hacer una reparadora y refrescante parada en el Eden Cafe en las cercanías de la estación. Un sitio tranquilo, de decoración moderna y aislado del ruido exterior.

Odisea en la estación

Para ir a Sapa hay trenes con coche cama nocturnos que van desde Hanoi a Lao Cai, cerca de Sapa. Además de la compañía pública hay vagones mas cómodos de compañías privadas, algo más caros. Hay muy buena información en la página Train Travel in Vietnam. En la estación venden billetes solo de la pública ya que las taquillas de las privadas estaban cerradas al menos en ese momento. No había ningún compartimento de 4 libre así que decidimos ir a por un vagón privado.

Las oficinas de la empresa Livitrans están al lado de la estación pero hay que meterse por un callejón. La gente ya te indica el camino. Nos atendió un empleado poco espabilado que hablaba cuatro palabras de inglés (cuatro contadas: train, ticket, price, full). Nos entendimos como pudimos y el vagón de Livitrans estaba lleno. Pero se las arregló para conseguirnos plaza en otro de Ratraco, otra de las compañías privadas. El precio fueron 450.000 dongs por cada trayecto.

Según esta experiencia es mejor comprar los billetes en una agencia aunque te cobren algo de comisión.

Teatro de marionetas

Enfrente del templo de Ngoc Son hay un teatro de marionetas acuáticas muy recomendado. La entrada son 60.000 dongs. El espectáculo comienza con un poco de música tradicional donde puedes apreciar el sonido de los extraños instrumentos tradicionales que utilizan. A continuación unas coloristas marionetas surgen del agua para interpretar diversas leyendas locales acompañadas de la música. Es recomendable recoger el programa a la entrada para seguirlas. La función dura una hora y es entretenida por lo pintoresco.

Descanso y cena

Fuimos a tomar algo un pequeño bar al que se entra por un angosto pasadizo en la calle Hang Gai (creo recordar que era el número 11) que te da una idea de lo intrincadas que son las manzanas de casas en Hanoi ya que hay muchos patios, pasadizos y escaleras. El bar no tiene desperdicio ya que la familia que lo regenta vive allí y es posible que veas al dueño tumbado en el sofá viendo la tele… en camiseta o enseñando la barriga. Recuperados de esta impresión subimos a la terraza desde la que se divisan unas magníficas vistas del lago. Es un curioso sitio para tomar algo mientras ves abajo el tráfico como si fueran hormigas y disfrutas de las vistas.

restaurante_redPara cenar fuimos a La Phare, cerca de la catedral que por cierto es la zona donde se junta la chavalería a tomar algo en pequeños taburetes copando todo el espacio de la acera. Este restaurante tiene tres plantas y conserva platos de origen francés como los crepes en su carta junto con platos vietnamitas.

Por mi parte pedí Bun Bo, una sopa de noodles con ternera, típica de Hanoi. Imposible de comer con palillos. Imposible de comer con cuchara. Imposible de comer con tenedor. Encima la carne era bastante mala, así que no me gustó y acabé por dejarla.

El precio era similar a otros sitios, unos 100.000 dong por cabeza.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s