Hue. La ciudad imperial

El viaje en autobús hacia Hue se me hizo eterno. Al final pude dormir unas 2 ó 3 horas a ratos entre los bocinazos, bruscos frenazos, la impagable música de grandes éxitos vietnamitas, una fuerte tormenta nocturna o la no menos impagable guinda matutina con los vídeos-karaoke de Modern Talking (WTF?!?!).

La ventaja es que aprovechas más el tiempo de tus vacaciones viajando de noche.

Llegada a Hue

Hue es una populosa ciudad del centro de Vietnam, aunque tiene la misma pinta que cualquiera de ellas: tráfico caótico atiborrado de motos y ruido, un negocio en cada casa, aceras ocupadas, gente con mascarillas…

El autobús nos dejó en la zona de hoteles. Nada más bajar había una horda de cazaturistas ofreciendo su hotel. Ya teníamos mirados algunos en la guía así que nos armamos de paciencia y pasamos de ellos. Mientras mirábamos el mapa y decidíamos el rumbo a tomar, varios de los cazaturistas que nos perseguían opinaban sobre lo que hablábamos y señalaban insistentemente en nuestro plano la ruta que debíamos seguir hacia su hotel.

hotel_redDe la que íbamos caminando vimos un hotel nuevo, el Canary Hotel, al que entramos a preguntar. Efectivamente las habitaciones y el baño estaban impecablemente nuevas y la atención fue muy amable, incluso nos dieron de beber mientras decidíamos si nos quedábamos o no. Una habitación con dos camas grandes y ducha separada en el baño costaba $15 ($18 con desayuno). Una habitación pequeña con una cama matrimonial y ducha integrada en el baño $12 ($13 con desayuno… ¿sólo 1 dólar más?). También había alguna habitación con jacuzzi al mismo precio que la grande. Todas las habitaciones tenían wifi, nevera y aire acondicionado, además el hotel disponía de tres ordenadores en la recepción.
Nos pareció que estaba estupendo así que dejamos las maletas y nos preparamos para recorrer Hue. Luego vimos que la mayoría de hoteles y restaurantes se concentran en las 4 ó 5 calles contiguas a nuestro hotel incluyendo varios hoteles de alta categoría.

La ciudad imperial

La Ciudad Antigua está a la otra orilla del río del Perfume (no, no tiene ningún aroma especial). Dentro de ella y rodeada por una gruesa muralla está la Ciudadela que es el recinto central donde vivían el Emperador y su corte. En su interior se sitúa la Ciudad Púrpura Prohibida donde solo podían entrar el emperador, sus concubinas y los sirvientes eunucos (¡qué listillo!).

Cruzamos el puente sobre el río Perfume rumbo a la Ciudadela bajo un calor sofocante. Habría cerca de 40 grados aunque la sensación de humedad era algo menor que en otros sitios.

Hue

Algunos conductores de bicicletas nos ofrecieron sus servicios pero los rechazamos. Varios de ellos nos siguieron durante un buen trecho diciéndonos que a esta hora (serían las 12) la Ciudadela estaba cerrada y que abriría a la 1:30 ofreciéndonos un paseo de 1 hora por la ciudad antigua. En la guía que llevábamos ponía que no cerraba a mediodía así que, como a estas alturas ya conocíamos el espíritu liante de los vietnamitas, no les hicimos caso y nos dirigimos a la entrada. Los bici-taxistas nos indicaron el camino a las taquillas pero cuando llegamos a la puerta indicada por ellos estaba efectivamente cerrada. Finalmente decidimos preguntar en un hotel cercano donde por fín nos indicaron la verdadera localización de la entrada principal: justo enfrente de una gran bandera de Vietnam que ondea junto al río.

Es decir, que los liantes de la bici-taxi nos guiaron a la puerta lateral del recinto que sabían perfectamente que estaba cerrada para que les contratásemos el paseo de una hora, justo lo que tardarían según ellos en abrir las taquillas. En fin, otro ejemplo más de intento de tomadura de pelo, por suerte les vimos el plumero desde el principio.

Más tarde, ya cansados de caminar con aquel calor, intentamos que una de estas bicicletas nos llevase directos al hotel. Nos pidió 80.000 dongs y no accedió a regatear. Rechazamos por lo exagerado ya que un taxi con aire acondicionado en Hanoi cuesta menos de la mitad.

La entrada a la Ciudad Imperial (55.000 dongs) es un imponente edificio de madera de dos pisos con el típico techo oriental. El emperador usaba el balcón de la parte alta para presentarse ante el pueblo, que le escuchaba desde la gran plaza que había delante de la fachada principal. Cruzando este edificio de entrada se llega a otra construcción aún más imponente: el pabellón del trono, sustentado por gran cantidad de columnas lacadas en rojo y decoradas con motivos orientales en oro, la mayoría dragones y flores. En el centro se encontraba el trono en madera y oro donde hacía las recepciones el Emperador. Nos explicaron después que el dragón era el símbolo de la dinastía imperial de los Nguyen y por eso había dragones por todas partes.

En cuanto al resto de la Ciudadela está en proceso de reconstrucción ya que quedó prácticamente toda ella destruida durante la guerra y por eso tiene menos interés. Solo hay un pequeño templo en el extremo suroeste y otro edificio en proceso de restauración con un estanque y jardines en el extremo noroeste. En estos jardines había unas fuentes con agua pulverizada que nos devolvieron la vida bajo el abrasador sol.

Hue. Ciudad ImperialHue. Ciudad Imperial

Recuperando fuerzas

Volvimos caminando al hotel y como no nos quedaban fuerzas para seguir visitando monumentos bajo el solazo nos metimos en la piscina de un hotel cercano. Nos dijeron que realizando una consumición podríamos disfrutar de la piscina gratis, así que estuvimos allí un buen rato dándonos un merecido y refrescante chapuzón. La “sorpresa” llegó a la hora de salir, cuando por supuesto nos intentaron cobrar una entrada de 70.000 dongs a cada uno además de las bebidas, a lo que nos negamos. Es increíble y agotador como hay que estar atento en todo momento, siempre te intentan sacar un dinero extra con cualquier excusa.

restaurante_redPara la cena fuimos al Tropical Garden. Haciendo honor a su nombre tiene unos jardines muy acogedores a la entrada. Nos fuimos al comedor de atrás donde por las noches hay un grupo de música tradicional tocando en directo durante la cena. La musica fue muy agaradable y para nada molesta ya que el sonido era muy suave y hacían alguna pausa entre canción y canción.

Desde luego estábamos aquí por la comida y comimos muy bien. Hay varios menús degustación ya preparados con una selección de platos típicos. Te da la oportunidad de probar la variedad de la comida vietnamita y además estaba todo muy rico.

Dos menús, tres platos sueltos y bebidas para 4 nos salió por 225.000 dongs por cabeza (9€). Una ganga por lo bien que comimos y lo agradable del sitio.

Curiosidad vietnamita

curiosidades_redCon el calor y la humedad tan altas lo habitual es estar todo el día sudando y perdiendo líquidos por lo que es muy importante beber a menudo. Hay tiendas y vendedores ambulantes por todas partes por lo que es muy fácil encontrar a alguien que te venda agua.

Para una botella de 1,5 litros el precio habitual está entre 10.000 y 15.000 dongs aunque en algunos sitios muy turísticos nos han pedido 20.000. En los hoteles el precio suele ser 10.000 dongs.

Resulta que este precio que parece muy barato no lo es tanto. En cualquier supermercado de España es posible encontrar botellas de agua de 1,5 litros por menos de treinta céntimos, un precio bastante inferior a los 10.000 dongs (unos 40 céntimos).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s